viernes, 28 de febrero de 2014

"En Finlandia van a la Biblioteca como nosotros al bar"

P: Si en Finlandia están menos horas en clase y no aprenden a leer hasta los siete años, ¿Cuál es la flor de su secreto?

R: Muchas cosas: familias muy lectoras que van a la biblioteca como nosotros vamos al bar; una iglesia, la luterana, que asocia la lectura a lo sagrado; unos servicios extraordinarios, donde cualquiera tiene derecho a cualquier libro pagado con fondos públicos.
Además, la televisión emite en versión original subtitulada, lo que motiva a los niños a aprender e incrementa su velocidad lectura.

"En Finlandia van a la Biblioteca como nosotros al bar"
Pincha para verla en grande
P: Las mejoras, entonces, ¿empiezan por leer más?

R: Es una de las cosas. Otra es el sentido de la responsabilidad, que generalmente, delegamos en otros.
En Finlandia a ningún estudiante se le ocurre que su padre o el maestro le diga cómo estudiar o qué debe hacer. ese sentido de responsabilidad se transmite en un tándem entre los propios alumnos, las familias y los profesores.

P: ¿Cuántas leyes de educación han necesitado para tener el mejor sistema educativo mundial?

R: ¡Una sola!
Su filosofía fue hacer un gran debate, durante años, entre todos los colectivos. Luego, los partidos se pusieron de acuerdo. Allí una ley de educación exige del apoyo de dos tercios del Congreso.

(…)

P:  ¿Quiere decir enteonces que los profesores son mejores allí?

R: Los nuestros son tan buenos o más que todos los de Europa. Es un honor ser maestro. Somos mejores que los suecos o los noruegos, que tienen parecidos resultados e invierten el doble. ¡Algo haremos bien!
Pero en Finlandia son raros, valoran mucho al maestro.

--
Si quieren leer la entrevista completa, les dejo la foto que le hecho a la página del periódico en la que salió publciada.

---
Entrevista de Chema R. Morais a Xavier Melgarejo, psocólogo y pedagogo, para Heraldo de Aragón, "en la útima" página.
Sin enlace web.
Xavier Melgarejo, experto en el sistema educativo finlandés, acaba de publicar "Gracias, Finlandia"


(Y no; esto no es un intento de saltarme el enlace directo a Heraldo como consecuencia de algún tipo de boicot a los medios asociados a AEDE. 
Es una forma, como hemos hecho en otras ocsaiones, de hacernos eco de opniones interesantes que no están disponibles, no sé por qué, en la web del medio que las publica).

jueves, 20 de febrero de 2014

El misterioso Señor Le Blanc que salvó la vida de Gauss

El protagonista de esta historia no es Carl Friedrich Gauss, príncipe de los matemáticos; sino el misterioso personaje autodenominado Sr. Le Blanc, cuya decisiva intervención salvó la vida del insigne matemático alemán.

París, principios del siglo XIX. Periodo revolucionario. Una mujer de nombre Sofía, se había aficionado a las matemáticas después de leer la triste historia de cómo Arquímedes fue asesinado por un soldado romano, a pesar de que el general al mando de las tropas que sitiaban su ciudad había ordenado expresamente que se respetase su vida.

Pues bien; esta mujer de nombre Sofía, por su condición de mujer, tenía prohibida la entrada en las aulas universitarias, restringidas a los hombres. Así que tuvo que recurrir al ardid de disfrazarse de hombre para poder asistir a las clases y firmaba sus trabajos y aportaciones bajo el pseudónimo de Sr. Le Blanc.

Su talento matemático era indudable pese a su formación autodidacta. Y utilizó todos los medios a su alcance para demostrarlo. Uno de esos métodos fue el de mantener correspondecia con algunos de los matemáticos más insignes de la época; le envió varios artículos a Lagrange y se carteó durante varios años con Gauss.
Ambos acabaron por descubrir la verdadera personalidad que se escondía bajo el psudónimo de Sr. Le Blanc: Lagrange porque, impresionado por sus trabajos, pidió entrevistarse con él; a raiz de ello se convirtió en uno de sus principales mentores.

Gauss, sin embargo, seguramente le debe la vida a este misterioso personaje.

Esta mujer de nombre Sofía, era amiga personal del general Penerty, uno de los mandos de las tropas napoleónicas que invadieron Prusia, país en el que residía Gauss. Le pidió expresamente que cuidara de Gauss y que se ocupara personalmente de que nada le sucediera.
Seguramente, recordó el triste final de Arquímedes a manos de un ignorante mastuerzo soldado romano.

Y así fue. Llegado el momento, el general Penerty le comunicó a Gauss que debía dar las gracias a esta mujer de nombre Sofía por haberle salvado la vida. Gauss, al principio, no entendió nada, porque no recordaba conocer a ninguna mujer de nombre Sofía.

Al poco tiempo Gauss recibe otra carta del Sr. Le Blanc; y en ella le explica lo sucedido y descubre su verdadera personalidad.

Esta de mujer de nombe Sofía era, en realidad Sophie Germain, otra insigne matemática, conocida posteriormente por sus aportaciones a la teoría de números y, en concreto, sobre los números primos.

Y así es como Gauss se salvó de correr el mismo destino que su "antepasado" Arquímedes.

Gauss no pudo por menos que agradecer a Sophie Germain su labor, tanto en el terreno personal como en el matemático, con una carta cuyo texto decía:
Pero cómo describirte mi admiración y asombro al ver que mi estimado corresponsal Sr. Le Blanc se metamorfosea en este personaje ilustre que me ofrece un ejemplo tan brillante de lo que sería difícil de creer.
La afinidad por las ciencias abstractas en general y sobre todo por los misterios de los números es demasiado rara: lo que no me asombra ya que los encantos de esta ciencia sublime sólo se revelan a aquellos que tienen el valor de profundizar en ella.
Pero cuando una persona del sexo que, según nuestras costumbres y prejuicios, debe encontrar muchísimas más dificultades que los hombres para familiarizarse con estos espinosos estudios, y sin embargo tiene éxito al sortear los obstáculos y penetrar en las zonas más oscuras de ellos, entonces sin duda esa persona debe tener el valor más noble, el talento más extraordinario y un genio superior.

Esta anécdota la cuenta Ana Cerasoli en su libro "Los trucos de las fracciones", un delicioso acercamiento al mundo de las matemáticas, destinado a niños de primaria que comienzan a entrar "en contacto con las fracciones y aprenden a calcular cosas relacionadas con situaciones prácticas de su día a día".

Esta entrada participa en la Edición 5.1 del Carnaval de Matemáticas cuyo anfitrión es Tito Eliatron Dixit.

---
Bibliografía:
• wikipedias de Arquímedes y Sophie Germain.
Biografía de Marie-Sophie Germain.
Marie-Sophie Germain, un número primo travestido de Sr. Le Blanc.
• Anna Cerasoli; Los trucos de las fracciones. Editorial Maeva young. Madrid 2012.

lunes, 17 de febrero de 2014

A plagiar se ha dicho

Si ya de por sí era frecuente encontrarse con noticias en medios digitales o en apuntes de blogs con una muy deficiente (o inexistente) mención a las fuentes consultadas, ahora, con la propuesta de modificación de la Ley de Propiedad Intelectual y la tasa que pretende imponer por enlazar a otros sitios, la primera alternativa es la de no enlazar y no citar.

Ahora proliferarán aún más los refritos o apropiaciones más o menos veladas sin que ni siquiera aparezca el reconocimiento de autoría hacia la fuente primaria de información consultada.

Hace casi dos años expresé una declaración de intenciones: No pienso volver a enlazar un medio español.  Entonces la queja era por la endogamia informativa y la pobreza de contenidos.

Y aunque soy consciente de no haber cumplido con lo dicho, hoy tengo que decir lo mismo, pero como protesta ante una norma hecha a la medida de quienes no han entendido lo que la revolución de internet supone, con las entidades de gestión a la cabeza, que más parecen defenderse a sí mismas que a sus asociados (que, dicho sea de paso, aquiescentes con la ley, en muchos casos callan, para que el desgaste se lo lleven las entidades y no ellos).

Fragmento de la viñeta de Sinergia sin Control.
¿Dónde queda el derecho de cita? ¿Y la divulgación cultural? ¿No puedo recomendar un libro en el blog porque al enlazar a la editorial tengo que pagar una tasa? ¿Qué opinan los medios que se han dedicado a hacer spam descarado en los agregadores de noticias en busca de tráfico, ahora que se les puede acabar ese pastel? ¿Y las redes sociales, que tienen en los enlaces a otras páginas una de sus principales actividades?

Si lo que querían eran "defender" los derechos de los generadores de contenidos, lo que puede que consigan es que a partir de ahora ni siquiera se les mencione. Así que están creando un problema mayor.

Y es que nadie en su sano juicio digital preferiría tener que asociarse a una entidad de gestión en busca de las migajas que le pueda reportar la "tasa google" que recibir una mención con su enlace correspondiente hacia su web, con su correspondiente atribución de autoría o de fuente de información; y las visitas, los ingresos por publicidad, el posicionamiento orgánico…

Limitarse a hacer un análisis mercantilista de la cuestión es no comprender el auténtico alcance de los nuevos medios que tenemos a nuestra disposición para obtener y compartir información.

Como de costumbre, la legislación no está concebida para regular y adaptarse a la nueva realidad, sino que está diseñada con objetivo exclusivamente sancionador. Otra vez el legislador se pone la venda en los ojos y juega a dar palos de ciego como si internet fuese una piñata.

¿A quién beneficia esta norma?
 A nadie.

Bueno sí; quizá beneficie a los "piratas", ahora que podrán plagiar cuanto quieran, simplemente alegando estar en contra de la tasa.

----
La imagen que ilustra esta entrada es un fragmento de la viñeta de hoy de Sinergia Sin Control.

No sé si podré volver a hacer esto: enlazar, digo. Lo mismo la próxima vez no pogo nada y con un poco de suerte la hago pasar como mía.

lunes, 3 de febrero de 2014

La gloria de España la marcan los cocineros y los futbolistas

"La gloria de España en estos últimos años la marcan no los pintores o escultores (y añado yo… escritores, científicos, investigadores, intelectuales…) sino los cocineros y los futbolistas".

Esta frase, en boca de un conocido sociólogo y periodista, es el fiel reflejo de la realidad de este país, socialmente aceptada.

Foto de El País.
Y provoca estupefacción, no solo porque es cierta, sino porque, además, nuestro presidente del Gobierno (y el líder de la oposición, por citar solo dos casos relevantes) es un buen ejemplo de que esta realidad ha calado hasta las más altas instituciones del estado y los más "respetables" medios de comunicación y personajes públicos:

No hay tertulia radiofónica que no comience con una explicación de filias y fobias "fuboleras" o "restauradoras" por parte de sus participantes; no hay político que no se crea en la "obligación" de explicar cuál es el equipo de sus amores; conocidos intelectuales de las más variadas procedencias del saber se declaran en cuanto tienen ocasión seguidores de tal o cuál equipo; los informativos televisivos dan más importancia a las irrelevancias de los equipos que a los logros de muchos de nuestros deportistas; se piden indultos públicos para "presuntos" delincuentes solo porque son presidentes de un equipo de fúlbol, apelando al arraigo social del fenómeno…

Nada hay más patético que un avatar con el escudo del equipo de fútbol de turno o una autodescripción en 140 caracteres aclamando la predilección fubolera; nada más vergonzante que un trending topic sobre un resultado de un partido del montón; nada más bochornoso que una discusión de taberna sobre si fulano es mejor o peor jugador que mengano; nada más lamentable, en fin, que ver desperdiciados recursos materiales, humanos e intelectuales en nimiedades más propias del "pan y circo" destinadas al envilecimiento de una mayoría en detrimento de la instrucción de la totalidad.

Igual que en Francia, todo político que se precie debe hacer declaración expresa de cuál es su postura ideológica respecto a la Revolución Francesa, aquí, en cambio, esa declaración expresa se realiza en torno a qué equipo de fúltbol merece más o menos respeto o idolatría.

En fin; todos mis respetos por Luis Aragonés y por la prolija lista de cocineros que triunfan dentro y fuera de nuestras fronteras. Pero todo mi desprecio hacia el fútbol como elemento alienador de conciencias, ladrón de espíritu crítico y creador de absurdos consensos sociales.

¿Que exagero? Puede.

Pero el prefijo exa- significa "un trillón". Casi preferiría hexagerar, porque el prefijo hexa- solo significa "seis".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...