viernes, 27 de septiembre de 2013

Pasar la censura con la verdad por delante

El dramaturgo español Alejandro Casona sufrió el exilio tras la Guerra Civil. Como sucedía con todos los autores exiliados, sus obras estaban prohibidas y sus nombres, olvidados.

Sin embargo, los empresarios teatrales se las ingeniaron para poder estrenar sus obras en España sorteando a la censura. ¿Cómo? Con la verdad por delante y un poco de ingenio.

-----------
Hubo unos años en los que en España había que aguzar mucho el ingenio para poder pasar la censura del régimen, impuesta sistemáticamente a todo aquello que sonara, siquiera lejanamente, a inmoral, crítico, alejado del ideario impuesto, o simplemente, porque no eran del gusto del censor de turno.

Hay que señalar que los censores solían ser personajes con poco o nulo conocimiento de las parcelas que les tocaba "retocar" y "adaptar"; en su exceso de celo, pensando únicamente en agradar a sus jefes, siempre fueron "más papistas que el papa", llegando casi siempre a situaciones absurdas y ridículas.

Un ejemplo es lo que le sucedió a La saga/fuga de JB de Torrente Ballester; autores como Cela, Marsé o los Goytisolo sufrieron la censura; y cualquier autor exiliado veía sus obras prohidas y su publicación o estreno teatral y cinematográfico, imposible (investiguen sobre el caso de "Viridiana" de Buñuel).
Un ejemplo más: la película "Senderos de gloria" de Stanley Kubrick, filmada en 1957, no se estrenó en España hasta… ¡1988! O el caso de la película Mogambo, que provoca sonrojo por lo patético.

Si alguna ventaja obtuvimos de esa oscura época fue que los creadores, editores y empresarios, se dedicaran estos a la literatura, al teatro o al cine, se las compusieron, a base de ingenio, para sortear la tijera y conseguir sacar sus obras adelante, dejando así aún más en evidencia a ese rancio y vetusto sistema de adoctronamiento.

Esto es lo que sucedió con Alejandro Casona.

Perteneciente a esa "otra" Generación del 27 -la del treatro, junto a Miguel Mihura, Muñoz Seca o Jardiel Poncela-, tuvo, como tantos otros, que exiliarse tras la Guerra Civil, a pesar de ser uno de los autores de mayor éxito de los años preguerra; o precisamente por eso, al considerársele uno de los estandartes culturales de la República.

Pasó por varios países antes de recalar en Argentina, país en el recibió numerosas distinciones y en el que consiguió un notable éxito, hasta su vuelta a España en 1962, donde murió en 1965.

En esos años de exilio en América escribió, publicó y estrenó la mayoría de sus mejores obras. Y su difusión llegó a Europa y el resto del mundo. Así, consiguió reconocimiento en todas partes menos en su país.

Siempre se le acusó de desarrollar un teatro de evasión y aburguesado, alejado del compromiso social "exigible" a los autores del exilio. Sin embargo, tras su regreso a España, que generó una enorme controversia,
 "Casona fue víctima clara del exilio: por un lado, se desvinculó de su ambiente natal. Por otro, su vuelta produjo efectos contradictorios, a los que él era totalmente ajeno: el gran público lo recibió con entusiasmo y lo convirtió, durante tres años, en su autor favorito. A la vez, la crítica joven y comprometida, lo juzgaba con mucha dureza, por anacrónico. En realidad, él no había cambiado: seguía haciendo el mismo tipo de teatro. El problema consistía en que no había llegado, en su momento, a su destinatario lógico".
VV.AA., Diccionario de Literatura Española e Hispanoamericana, Edición de Ricardo Gullón, Madrid, Alianza, 1993, vol. I, pág. 302.

gozó del éxito robado en el pasado y sus obras se representaron con profusión por todo el país.

Sin embargo, durante sus años de exilio, sus obras sí se estrenaban en España. ¿Cómo?

Los empresarios teatrales acompañanan al título de la obra el verdadero nombre del autor: Alejandro Rodríguez Álvarez, y así sorteaban a los cretinos de los censores.

Y es que siempre se ha dicho que hay que ir con la verdad por delante.

Lo de Casona era un homenaje a su tierra; era asturiano.

------
Bibliografía:
Pasar la censura firmando como Rodríguez.
Las increibles historias de la censura.
Monográfico de Alejandro Casona.

lunes, 23 de septiembre de 2013

La literatura rusa, la mejor educación sexual para los jóvenes

"La mejor educación sexual que existe es la literatura rusa o la literatura en general. Todo está ahí, sobre el amor y sobre las relaciones entre sexos. Las escuelas deben educar a los hijos castamente y con una comprensión de los valores familiares."
 ------------
Olvídense de preservativos, píldoras anticonceptivas y enfermedades de transmisión sexual; en su lugar, lean a Chéjov, Tolstoi o Gogol.

Así lo ha afirmado Pavel Astakhov, el equivalente al "defensor del menor" de Rusia.

Desde su puesto, directamente dependiente del presidente Putin, se ha mostrado contrario a la educación sexual en las escuelas y ha afirmado que los jóvenes rusos pueden aprender todo lo que necesitan saber sobre el amor y el sexo en la literatura rusa.
"Estoy en contra de cualquier tipo de educación sexual en los niños. Es inaceptable permitir que las cualquier cosa que podría corromper a los niños"

A pesar de tener uno de los crecimientos más rápidos del mundo en la propagación de la epidemia del SIDA, Rusia no tiene educación sexual en las escuelas, debido a la influencia de la Iglesia Ortodoxa Rusa y de las fuerzas sociales conservadoras.
La mejor educación sexual que existe es la literatura rusa o de la literatura en general. Todo está ahí, sobre el amor y sobre las relaciones entre sexos. Las escuelas deben educar a los hijos castamente y con una comprensión de los valores familiares."

En lugar de introducir la educación sexual en las escuelas, Astakhov sugiere que valdría la pena volver a introducir el tema de la era soviética de "la ética y la psicología de la vida familiar" para los adolescentes mayores.

Aquí les dejo algunos de los modelos que propone para mejorar la educación sexual de los jóvenes rusos:

Eugene Onegin, Alexander Pushkin, 1833
Anna Karenina, Leo Tolstoy, 1877
El abismo, Leonid Andreyev, 1901
Novela con la cocaína, M Ageyev, 1934
Lolita, de Vladimir Nabokov, 1955

No les recomendaré que se los lean todos, pero sí que investiguen un poco sobre sus argumentos para hacerse  a la idea del tipo de las propuestas de este "ombudsman" a los jóvenes rusos.

Los enlaces propuestos son solo orientativos.

-------
Si quieren leer el artículo original en inglés, aquí les dejo el enlace:
Russian literature is best sex education for young people, says ombudsman.

jueves, 19 de septiembre de 2013

Libros y libras; panes y penes: fariseos gramaticales

Ibarretxe y su "los vascos y las vascas"; Xavier Trías y los "barcelonins i barcelonines"; Bibiana Aído y los "miembros y miembras"; el locutor que habla del número de "perros y perras" de Barcelona; Felipe González y su "compañeros y compañeras"; ahora, Maduro con su entrega de "Libros y libras".

--------

Dice Quim Monzó en su columna de hoy de La Vanguardia, titulada "El sexo de los libros", que Nicolás Maduro se ha convertido en un icono de la retórica por su forma de hace discursos.

Y lo dice en referencia a una de sus últimas apariciones, con motivo del comienzo del curso escolar en Venezuela:
Vamos a prepararnos, ya saben, para el lunes, para empezar las clases, para llevar a nuestros niños, niñas, a la escuela. El lunes vamos a entregar, vamos a empezar la entrega ¡de treita y cinco millones de libros y libras!
Si no me creen, escúchenle a él mismo, porque no habla de la moneda de curso legal en las Islas Británicas:



Al día siguiente, le echa la culpa a la derecha estúpida, por no entender nada:



Es en este segundo discurso en el que se demuestra la afirmación anterior de Monzó.

Es evidente que es un provocador: Como dice una comentarista en Nueva equivocación de Maduro
lo hace a propósito para dar que hablar y evitar que la gente se dé cuenta de lo que pasa en el país. Y añade: "no creo que la brutalidad de una persona llegue a tanto".


Yo creo que sí llega a tanto, pero a toro pasado, es fácil reaccionar y construir un discurso para seguidores cautivos.

Monzó se pregunta si los libros tienen sexo, un poco al estilo de los ángeles.

Y si les cuento todo esto es porque en el último párrafo de la columna de Monzó me parece definitorio:
"…Prometer "libros y libras" es otro nivel. Es la obsesión de los amantes del fariseísmo gramatical por invertarse una lengua de laboratorio y así simular, a base de confundir deliberadamente sexo y género, que son muy igualitarios.

Es Ibarretxe hablando de "los vascos y las vascas"; es Xavier Trías hablando de "barcelonins i barcelonines"; es la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, hablando de "miembros y miembras"; es aquél locutor que hace unos años habló del número de "perros y perras" que había en Barcelona.

En 1993 Felipe González ganó las elecciones con menos escaños que en las anteriores. Fue cuando dijo aquella famosa frase: "he entendido el mensaje". Pues bien, aquel discurso, que comenzó con el inevitable "¡compañeras y compañeros!", lo remato con "espero que todos sepan aceptar el resultado con la hombría de bien que exige la democracia".

¡El mismo individuo que utilizaba "compañeros y compañeras" utilizaba poco después "hombría"!

Han pasado 20 años y los fariseos gramaticales son ya legión".

--------
Les dejo el escaneado del artículo completo por si quieren leerlo completo; en especial, el párrafo que menciona otro discurso de Maduro en el que, hablando de educación, aseguró que había que ir colegio por colegio, multiplicándose, "así como Cristo multiplicó los penes"…

Sí, sí, han leído bien. Aunque no creo que haya que ir más allá del lapsus linguae.

Ha merecido la pena el 1,30 euros que he pagado por el ejemplar; desgraciadamente, en este momento, no hay versión digital. Solo está accesible para suscriptores.

Edito: Gracias a un amable comentarista, también les dejamos el "desliz" de los penes, en boca de su protagonista:

miércoles, 18 de septiembre de 2013

La quema de libros. Breve historia

La historia está llena de gentes que, por miedo, ignorancia o ansia de poder, han destruido tesoros de inconmensurable valor que realmente nos pertenecen.

No debemos permitir que ésto vuelva a ocurrir".



----
Actualización: 27 de febrero de 2015

Lamentablemente hay que actualizar esta lista.

El autodenominado "Estado Islámico" ha decidido quemar 8.000 libros antiguos y manuscritos de una biblioteca de Mosul, Irak.

La biblioteca fue creada en 1921. Entre los libros destruidos por los yihadistas hay manuscritos del siglo XVIII, libros siríacos imprimidos en la primera imprenta del país, obras de la época otomana así como periódicos iraquís de principios del siglo XX. La biblioteca contaba con valiosos objetos como antiguos astrolabios árabes.

Solo han dejado en las librerías de la ciudad las obras de contenido religioso, afines a su fanatismo.
Fuente: The  Fiscal Times.

Hemos vuelto a permitirlo.
----

"Desde el siglo III antes de nuestra era hasta la actualidad, la quema de libros ha sido utilizada repetidamente como una herramienta por parte de las autoridades tanto políticas como religiosas para suprimir opiniones discrepantes que son vistas como una amenaza para al status quo".

He aquí una breve recopilación de algunos de los momentos más lamentables de la historia de la humanidad.


Una de las primeras quemas de libros de las que se tiene constancia fue realizada por el primer emperador de China, Qin Shi Huang, perteneciente a la dinastía Qin (221-206 aC).

Su primer ministro Li Si sugirió eliminar la libertad de expresión y unificar el pensamiento y las opiniones políticas, justificándolo en que los intelectuales no estaban de acuerdo con el nuevo gobierno y podían resultar peligrosos.

Se quemaron por decreto imperial todas las obras de las Cien escuelas del pensamiento, que es como se conocían las distintas escuelas abiertas entre el 770 y el 221 aC. La única escuela que se salvó fue la que tenía el propio Li Si.

Los libros de historia existentes también fueron eliminados y desprestigiados. El propio Qin Shi Huang reescribió la historia.
Cualquiera que discutirese lo que decían los nuevos libros sería condenado a muerte junto a su familia, si las autoridades competentes conocían y no denunciaban uno de estos casos también eran condenados y todos aquellos que no hubieran quemado los antiguos libros tras treinta días a partir del decreto serían enviados al norte como convictos para trabajar en la construcción de la gran muralla.

Algunos intelectuales y estudiantes de las distintas escuelas que se opusieron a la quema fueron enterrados en vida, de ahi que se conozcan estos echos popularmente como la quema de libros y el entierro de eruditos.


La Biblioteca de Alejandría. Se ha escrito mucho sobre el suceso. Solo podemos añadir que "No debemos permitir que ésto vuelva a ocurrir".


• Una de las primeras relaciones entre libros, fuego y cristianismo en España fue un hecho, cuanto menos, curioso.
Tras la reconquista de Toledo (1085) por parte del rey de Castilla, había una cierta disputa social para saber si los cristianos ibéricos debían seguir los ritos romanos o los tradicionales ritos mozárabes (es decir de los cristianos que vivían en el reino musulmán de Al-andalus).

Tras varias disputas se decidió echar al fuego un libro perteneciente a cada rito, el que tardara más en arder sería el elegido. El libro romano ardió rápidamente, mientras que el toledano salió con escasos daños. Como comenta Henry Jener en la enciclopedia católica: Nadie que haya visto un manuscrito mozárabe con su sólido cuero tomará estos hechos como una hipótesis de intervención divina.


• En 1480, Torquemada promovió la quema de libros no cristianos, especialmente el Talmud judío y todo tipo de literatura árabe.

En 1490 un gran número de biblias judías y otros libros judíos fueron quemados públicamente a instancia de la inquisición. En 1499 alrededor de 5000 manuscritos mozárabes fueron consumidos por las llamas en la plaza mayor de Granada por orden del arzobispo de Toledo, Ximénez de Cisneros.

A comienzos del siglo XVI los árabes que vivían en la península tuvieron que entregar todos sus libros a las autoridades, siéndoles devueltos todos los que versaban sobre medicina, filosofía o historia, y quemando el resto. Gran cantidad de poesía árabe ardió por su supuesto simbolismo erótico homosexual.


•  El poeta germánico Heinrich Heine escribiría en el siglo XIX su famosa frase: Allí donde queman libros, al final, queman personas, en referencia a estas barbaridades perpetradas por la inquisición española. Poco sospechaba que menos de un siglo más tarde sus propios libros arderían a manos de los nazis y harían ciertas sus palabras, de nuevo.


• El 7 de Febrero de 1497 en Florencia, partidarios del sacerdote Girolamo Savonarola recolectaron y quemaron públicamente miles de objetos, principalmente libros, cuadros, esculturas, cosméticos, espejos, vestidos, juegos de cartas y instrumentos musicales.
El objetivo era eliminar cualquier objeto que pudiera inducir al pecado o que atentaran contra la moral cristiana.


Robespierre durante el "Reinado del terror", posterior a la revolución francesa, ordena la quema de libros que defiendan el catolicismo, el clericalismo o el absolutismo. Maximiliano Robespierre considera que la mejor forma de defender la razón y los ideales de la ilustración es quemando librerías, pues en la mayoría de las librerías se vendían libros católicos.


• Uno de los primeros actos organizados por la Falange en Madrid una vez terminada la guerra civil fue una quema de libros en la Universidad Central.

Así pues, el 30 de Abril de 1939 se celebró lo que se llamó auto de fe para condenar al fuego a los enemigos de España. Ardieron ese día obras de Freud, Lamartine, Karl Marx, Rousseau, Voltaire, Sabino Arana, Gorki y muchos otros autores que representaban los peores temores de los represores: el comunismo, el liberalismo, el separatismo, la poesía, el anticatolicismo, el marxismo, los modernistas, etc.

Curiosamente en el acto participó el secretario nacional de Educación; Antonio Luna, pues la quema se consideró un ejercicio educativo. El diario falangista Arriba publicaba el 2 de Mayo un comentario titulado Letras de humo en que se decía:
Con esta quema de libros también contribuimos al edificio de la España, Una, Grande y Libre. Condenamos al fuego a los libros separatistas, liberales, marxistas; a los de la leyenda negra, anticatólicos; a los del romanticismo enfermizo, a los pesimistas, a los del modernismo extravagante, a los cursis, a los cobardes, a los seudocientíficos, a los textos malos, a los periódicos chabacanos. En España los hombres jóvenes tienen el valor de quemar vuestros libros y, sobre todo, de quemarlos sin un gesto de aflicción.


10 de Mayo de 1933. Miles de libros considerados antigermánicos o de autores judíos iluminaron el cielo nocturno de Berlín.

Goebbels lo definió así:
La era de intelectualismo judio extremista ha llegado a su fin. El estallido de la revolución alemana ha limpiado el camino de los alemanes...
el alemán del futuro no será un hombre de libros, si no un hombre de carácter. Es así como queremos educaros.
Freud, al enterarse que libros suyos habían sido quemados exclamó: ¡Cuanto ha avanzado el mundo: en la edad media me habrían quemado a mí!


•  Finalizada la guerra mundial se produjo un proceso de desnazificación.
Millones de ejemplares de una lista de 30.000 libros fueron confiscados y destruidos.
El representante de la junta directiva militar aliada reconoció que "esta orden no se diferenciaba en nada de las quemas de libros realizadas por los nazis unos años antes".


• 29 de abril de 1976, escasamente un mes después del golpe de estado en Argentina encabezado por Videla. Luciano Benjamín Menéndez, jefe del III Cuerpo de Ejército con asiento en Córdoba, ordenó una quema colectiva de libros, entre los que se hallaban obras de Proust, García Márquez, Cortázar, Neruda, Vargas Llosa, Saint-Exupéry, Galeano...

La justificación:
"... para que con este material no se siga engañando a nuestros hijos". Y agregó: "De la misma manera que destruimos por el fuego la documentación perniciosa que afecta al intelecto y nuestra manera de ser cristiana, serán destruidos los enemigos del alma argentina".

La Biblioteca de Sarajevo. Varios siglos después de la quema de la Biblioteca de Alejandría, la barbarie y la estupidez humanas reprodujeron fielmente el suceso, esta vez en Sarajevo, la noche del 25 al 26 de agosto de 1992.


Hay muchos casos más; incluso la literatura ha reflejado con maestría estas escenas. Este es solo un botón de muestra.

-----
Bibliografía y más info:
• Tienes el pdf completo en Breve historia de la quema de libros.
• Wikipedia tembién le dedica una entrada a la quema de libros.
Breve historia de la quema de bibliotecas.
Las 10 peores quemas de libros de la historia.

martes, 17 de septiembre de 2013

El poder de la palabra (frente a la deficiente comunicación)

"Pensar críticamente, escribir con claridad y comunicar con precisión. Esas son las tres reglas básicas de una buena formación, al margen de la especialización profesional que se siga. Deberían ser un requisito imprescindible para los estudiantes universitarios, pero no hace falta conocer mucho las universidades españolas ni ser un especialista en educación para comprobar lo lejos que estamos de esa primera y fundamental premisa.

Julián Casanova, historiador
En la universidad española se puede obtener un título sin haber hecho nunca una exposición oral (hablar en público) y no se suele valorar en el curriculum la participación en clase, que necesariamente conlleva aprender a pensar y comunicar.
Conseguir una escritura eficaz y una comunicación precisa requiere un aprendizaje y unas técnicas desde los niveles inferiores de la enseñanza.

El salto de la mera preparación, de un conocimiento informado, a una apreciación crítica de las cosas, a la formación profunda, puede resultar una ambición inalcanzable, pero hay que perseguirla con ahínco a través del estudio continuo, del estímulo del hábito de la atención, del arte de la expresión y del pensamiento crítico.

Los políticos comunican mal, pero también, por poner sólo unos ejemplos, los ingenieros, pedagogos, médicos, periodistas y hasta los historiadores. Desarrollar los poderes del razonamiento, del análisis y de la comunicación no es algo que se estimule mucho entre nosotros, dominados como estamos por la mentalidad de los tecnócratas y economistas, que animan a obtener beneficios inmediatos, con un desconocimiento supino de lo que significa organizar la enseñanza a largo plazo.

Y será difícil salir de ese pozo (aunque nos alumbre el sol y se siga con el tópico de que en ningún país del mundo se vive como en España. “Madrid is fun”)".

------
Julián Casanova, historiador, Catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Zaragoza, en su página de facebook.
Crédito de la foto.

lunes, 16 de septiembre de 2013

¡Póngase usté en mi lugar!

Cuando oigáis a alguien reclamar que os pongáis en su lugar, o cuando lo hagáis vosotros, recordad los versos de Leopoldo Alas "Clarín", allá por 1868.
Disputando el chusco Pedro
ayer estaba con Juan
y este a voces le decía:
«¡Póngase usté en mi lugar!              
y veremos lo que hace!».            
Pedro, sin querer oír más,
se fue derecho a la cuadra
y se puso a rebuznar.

-------
#recomiendoleer  La risa en la literatura española


jueves, 12 de septiembre de 2013

“Con las creencias no se construyen antibióticos para curar una infección”

¿Qué lugar deja a las creencias? 

Allá cada cual con sus creencias. Pero con ellas no se construyen aviones para volar ni antibióticos para curar una infección. La ciencia se basa en evidencias, las creencias en dogmas. Son cosas muy diferentes, en realidad opuestas.


Viñeta de Daniel Paz
¿Hay que entender algo de ciencia para explicar mejor la actualidad?

Las bases, sí. Pero esas bases forman parte, o deberían formar parte, de esa cultura general que se adquiere después de un bachillerato.
Luego, sin entrar en excesivas especializaciones –no hay que confundir el rigor de la información con el rigor mortis-, hay que trasladar al lenguaje llano lo que los científicos expresan en su idioma; algo especialmente difícil cuando ese idioma es el matematiqués…

¿Cómo evitar que la divulgación caiga en la vulgarización?

Es difícil. Quizá buscando ese mínimo rigor –ojo, sin rigor mortis- que le da solidez al mensaje.

Y, desde luego, evitando sensacionalismos extremos y cantos de sirenas de las seudociencias o los fundamentalistas del ecologismo. Pero todo eso es andar siempre por el filo de una navaja; después de más de cuarenta años, aún no conozco la receta mágica que propicie lo uno sin caer en lo otro.


¿Qué otros riesgos encuentra en la divulgación?

Básicamente caer en la trampa de los que disfrazan de ciencia lo que no lo es. Un mago no pretende que lo que hace es científico: sólo afirma que es magia, y te lo crees o no.

Pero un homeópata, un astrólogo o un parapsicólogo disfrazan de ciencia lo que es pura invención, fantasía, cuento chino… con perdón de los chinos. Ése es un riesgo más que notable para la divulgación seria.

-------
Quién así opina es Manuel Toharia. Puedes leer la entrevista completa en Seguros Magazine, de elEconomista. Número 7 de septiembre de 2013. Pp. 22-25

Lee un libro. Ese es nuestro consejo

"Si busca asesoramiento profesional sobre cualquier cuestión que le preocupe, no dude en consultar a estos reputados especialistas. Leer un libro. Ese es nuestro consejo.

 -----------

Arthur Conan Doyle. Criminalista
El Gobierno Ruso, preocupado por el descenso de los índices de lectura entre los adultos, en concreto de la lectura de los clásicos, pone en marcha una campaña de promoción de la lectura.

La gente se pasa la vida buscando respuestas a las preguntas fundamentales de la vida, y, cuando lo hace, recurre a expertos, consultores, anuncios…

Bram Stoker. Hematólogo
Pero ¿realmente es necesario? ¿No están todas las preguntas y sus respuestas ya planteadas en las obras de los autores clásicos?

La campaña consiste en insertar anuncios, al estilo clásico de las publicaciones en papel o los periódicos, con los nombres de famosos escritores, que ofrecen sus servicios y consultas en múltiples campos de la actividad humana.

En castellano resulta interesante la doble interpretación de la palabra "advice", que se puede entender como "anuncio" o como "consejo".

Este es el resultado completo y la justificación original.


Pincha para verla en grande
La creatividad, una vez más, al servicio de la lectura.

-----
Agencia: Leo Burnett, Moscow, delegación de Leo Burnett en Rusia.
Vía: adsoftheworld.com.

martes, 3 de septiembre de 2013

Calina, Calima y polvo en suspensión. Similitudes y diferencias

Calima y calina son dos términos equivalentes. El primero deriva del segundo, por influjo de Calma, en su sentido etimológico de "bochorno". El polvo en suspensión es exactamente eso.

--------
Leyendo el relato de Boris Vian "El amor es ciego" encontramos una palabra poco habitual: calina. Aparece al principio del capítulo 2 y hace referencia a una extraña niebla que ha cubierto la ciudad y que tiene efectos sorprendentes entre sus habitantes.

Inicialmente puede parecer una errata, una mala transcripción de calima, un baile de una "n" por una "m", algo que puede resultar corriente por su proximidad en el teclado.

Pero no: Calima (con "m") y Calina (con "n") son dos fenómenos atmosféricos equivalentes, aunque pueden tenerse como diferentes, sobre todo, si no habías oído en tu vida la palabra "calina".

Veamos qué dice el DRAE:

calina.  (Del lat. calīgo, -igĭnis, oscuridad).
1. f. Accidente atmosférico que enturbia el aire y suele producirse por vapores de agua.

calima 1.  (De calina, infl. por bruma).
1. f. calina.

Como ven, el diccionario establece ambos términos como equivalentes. En el Diccionario Panhispánico de dudas añaden más información, una vez remitidos desde Calina a Calima:
calina. ‘Niebla tenue que enturbia el aire y suele producirse por vapores de agua’. Esta es la forma originaria y aún vigente en el uso: «A lo lejos, la calina desdibuja los contornos de los montes» (Silva Rif [Esp. 2001]);  pero hoy es mayoritaria la forma calima, surgida posteriormente por influjo de bruma: «El cuerpo de Blanca surgiendo de la calima por la senda del balneario» (Campos Desierto [Esp. 1990]).

Si acudimos a wikipedia, el otro bálsamo de fierabrás de las dudas, vemos que vuelve a mencionar ambos términos como equivalentes, pero en este caso, los define como
Calina o calima: un fenómeno meteorológico consistente en la presencia en la atmósfera de partículas muy pequeñas de polvo, cenizas, arcilla o arena en suspensión.

Así que, resumiendo, la Calima podría establecerse como un tipo de Calina, pero con el añadido de que existen partículas en suspensión, lo que puede no ocurrir con la Calina, que parece referirse más a vapores de agua, tengan o no partículas en suspensión.

Como ven, Calima no es, aunque lo parezca, palabra de origen desértico, árabe o norteafricano, aunque estemos acostumbrados a relacionar el fenómeno con una localización geográfica específica, porque sea allí donde se produzca con frecuencia.

La definición que ofrece el Diccionario etimológico de la lengua castellana es más didáctica:
"Neblina ligera" (documentada ya en el s. XIII). Del latín Caligo -iginis, "tinieblas", "niebla", que dio primero un femenino *calin, con terminación luego adaptada al género; a partir del 2º cuarto del siglo XIX también se emplea Calima, con terminación alterada por influjo de Calma, en su sentido etimológico de "bochorno".

De este término derivan Calinoso o calimoso y, por vía culta, Caliginoso, documentado ya en el siglo XV.

Así que conviene también diferenciar entre Calima y polvo en suspensión, como explican en investigadhoc, de donde también está sacada la imagen:
no es lo mismo una cosa que la otra, aunque constantemente se empleen como sinónimos. La calima o calina viene definida como aquel accidente atmosférico que enturbia el aire y suele producirse por vapores de agua.
Esa es la idea, que el vapor de agua es el que suele ocasionar la baja visibilidad del aire. En el caso del polvo en suspensión, lo que reduce la visibilidad del aire es la presencia del polvo, que tiene un origen sahariano para el caso de Canarias.

No conviene confundir la Calina o Calima con el smog londinense, que es una combinación de de smoke (humo) y fog (niebla) y es una forma de contaminación que se produce por la acumulación de partículas contaminantes procedentes de escapes o chimeneas, mezcladas con la niebla propia de las altas presiones.

Famoso fue el fenómeno del Gran Smog de 1952, que encontraréis explicado en Londres y la Niebla ¿mito o realidad?, de donde además está tomada la foto contigua.

Tenéis un poco más de información en ¿Calima o polvo en suspensión?, pPolvo en suspensión o calima?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...