lunes, 24 de junio de 2013

La suerte de la ciencia la cultura la desea

¿Suerte de la ciencia, dice? Pues sí; a pesar de los recortes, de la imposibilidad de retener a los investigadores, de la precariedad en las condiciones de investigación… a pesar de todo ello, existe el consenso social de que sin ciencia no hay futuro.
Sin embargo la Cultura provoca asociaciones perniciosas que le han hecho perder prestigio social. 

Y así se expresa, con mayor o menor conocimiento de causa, en los más diversos foros, tanto digitales como analógicos. Desde redes sociales a prensa tradicional; desde los medios convencionales -radio, tv…- a las iniciativas digitales de divulgación científica… hay un clamor popular en defensa de la ciencia y de sus bondades para el desarrollo de la sociedad.

Ciencia se asocia siempre a valores positivos: a progreso, a inteligencia, a mejoras tecnológicas, a avances cuya aplicación práctica podemos apreciar y disfrutar… a pesar de que también la ciencia busca rentabilidad.

Aunque no siempre es/ha sido así: basten como ejemplos que la Biblioteca de Alejandría fue quemada por una turbamulta que opinaba que el saber estaba en manos de una élite y que su trabajo se quedaba en el terreno especulativo, sin aplicación directa en la mejora de las condiciones de vida de la gente; o que la Iglesia fue depositaria y celosa guardiana de la ortodoxia científica durante siglos, como Galileo, por ejemplo, podría explicar….

Pero la Cultura… la cultura es otra cosa.

La Cultura provoca asociaciones perniciosas: desde gafapastas elitistas, a la SGAE, a la Academia del Cine, la RAE, a los del clan de la "ceja", a la piratería, al Ministro del ramo correspondiente… y todas estas asociaciones llevan inevitablemente a cuestionar su importancia como vehículo de transmisión de conocimiento, en el más amplio sentido del término.

Hay un claro distanciamiento entre sociedad e industria cultural, instituciones incluídas: no se puede subvencionar porque se corre el riesgo de que sea utilizada con fines políticos interesados; no se puede dejar en manos de la iniciativa privada porque prevalecen los intereses de rentabilidad económica; no se puede legislar al respecto porque suele ser siempre en sentido restrictivo…

También la Cultura, con mayúsculas, sufre recortes, fugas y precariedad: bibliotecas que pierden ayudas, educación adelgazada hasta límites de asfixia, castración permanente de la cultura de la creatividad, imposibilidad de profesionalización de los creadores…

La Cultura lo es todo: es ciencia, es investigación, es creación literaria o artística, es genio y farsa, es enseñanza, es divulgación, es lectura, es deporte, es conocimiento en general, sin restricciones… (Decía diógenes que "La cultura es un saber del que no tiene uno que acordarse... fluye espontáneamente"), pero sobre ella recae la losa de la universalización y la gratuidad de forma tan virulenta que cualquier opinión o actitud que se aleje de la corriente mayoritaria está abocada a la condena social instanténea. Y esa condena sumarísima no solo no beneficia sino que perjudica, al cerrarse de forma sistemática cualquier intento de cambio de hábitos por todas las partes.

La Cultura está condenada a desaparecer tal y como la conocemos porque las nuevas herramientas permiten un acceso distinto y nuevas formas de creación, muchas de ellas todavía por explorar y explotar.

Pero entre los inmovilistas que ven peligrar su posición dominante en el mercado y los apocalípticos que claman por el todo gratis hay puntos intermedios de los que unos y otros reniegan.

También fue Diógenes Laercio el que dijo que "La cultura es un adorno en la prosperidad…"; pero terminó la frase con "…y un refugio en la adversidad".

Más de 2000 años depués de esa frase, conviene redefinir "adorno", "prosperidad", "refugio" y "adversidad"; que creo que estamos un poco confundidos.

jueves, 20 de junio de 2013

Sherlock Holmes: el inventor de la Ciencia Forense

Fue habitual en su tiempo la creencia de que era un personaje real. Y también fue seguramente el primer personaje de ficción más famoso que su propio creador (con permiso de Don Quijote, añadiría): juegos de rol entre sus seguidores, clubes de fans repartidos por todo el mundo y decenas de adaptaciones cinematográficas y televisivas de sus aventuras.

Crédito de la imagen
Hasta tal punto llegaba su popularidad que cuando Conan Doyle decidió terminar con el personaje, haciendo que se despeñara por una cascada junto a su archienemigo Moriarty, en "El problema final"
Bastarán sólo algunas palabras para el relato de lo poco que aún queda por contar. Un examen realizado por técnicos apenas si deja dudas acerca de que la lucha personal entre los dos hombres acabó, como no tenía más remedio que acabar, en semejante situación, cayendo ambos al abismo, abrazados el uno al otro.
…se vio obligado a resucitarlo poco después ante la demanda generalizada de los lectores y sus editores.

Incluso llegó a haber gente que se paseaba por Londres con un brazalete negro en señal de luto.

Pero Sherlock Holmes fue (es) algo más que un audaz investigador con la inteligencia siempre a punto para resolver los más complejos crímenes haciendo frente a las más perversas mentes criminales.
Un "me aburro" era siempre el comienzo de una nueva aventura.

Fue el precursor de muchas de las técnicas de investigación que hoy en día aceptamos como habituales y que en la época en la que fueron escritas las novelas no estaban en absoluto establecidas ni generalizadas en los procedimientos policiales y foreneses.

En los tiempos en los que Conan Doyle escribía las aventuras del conspicuo detective no existía la Ciencia Forense; se le llamaba "jurisprudencia médica", y eran los médicos los que aportaban sus conocimientos. La policía no contaba con ningún procedimiento establecido.

De hecho, a finales del XIX la escena del crimen era un escenario caótico: no se hacían bocetos adecuados, desaparecían pruebas, no se llegaban a recoger o se destruian intencionadamente por miedo a disturbios. Carecían de método. Obviamente, esto no contribuía a la resolución del crimen.
"Ni una manada de elefantes que hubiera entrado dando tumbos habría causado un estropicio mayor"
Sherlock Holmes

Holmes proponía examinar exhaustivamente cada cadáver en el lugar en el que aparecía y no después de su traslado a la morgue, en el que siempre se perdían pruebas.

Y nos hizo comprender que el examen forense y el razonamiento deductivo eran métodos que había que aplicar.
"Uno de los principios básicos para la resolucion de crímenes es no pasar nunca nada por alto, por trivial que parezca"
Sherlock Holmes

Los cuerpos policiales de todo el mundo y las universidades donde se enseña investigación forense se basan en Sherlock Holmes y lo citan como modelo en sus clases. Contribuyó a sentar las bases de la investigación moderna sobre la escena de un crimen.

El propio Conan Doyle reconoció en una entrevista que le fastidiaba que la resolución de los crímenes se debiera a algún golpe de suerte o alguna afortunada casualidad.

Seguramente, este cambio de filosofía a la hora de afrontar una investigación se debe a que Conan Doyle era médico. Hoy sabemos que gran parte de la ciencie forense se basa en procedimientos médicos. Y Conan Doyle tuvo un profesor en su época de estudiante, llamado Joseph Bell, que influyó decisivamente en su concepción de la aplicación del método deductivo.

Se trataba de una especie de precursor del "doctor House", que solía llevar a clase a enfermos aquejados de alguna enfermedad compleja, y hacía un diagnóstico basándose únicamente en su capacidad de obervación.

Conan Doyle siempre pensaba que "si Bell se hubiera dedicado al mundo de la investigación no habría dejado nada a la casualidad; habría llegado a conclusiones paso a paso, trabajando científicamente".
Pruebas, mi querido amigo; necesitamos pruebas
Sherlock Holmes

En los años 20 del siglo pasado, los relatos de Sherlock Holmes llamaron la antención de un médico forense francés, Edmon Locard, que fue quien desarrolló la teoría de que "todos los crímenes dejan un rastro".

Locard escribió que Sherlock Holmes inspiró sus teorías sobre pruebas indiciarias, y marcó el rumbo de los equipos de investigación de crímenes: los C.S.I. del siglo XXI.
Para Locard, quien quisiera dedicarse a la ciencia forense debía leer los casos de Sherlock Holmes, sobre todo "El signo de los cuatro".

En los relatos de Holmes aparecen técnicas de investigación forense de lo más variadas: análisis químico, inspección microscópica, identificación de huellas, balística, análisis grafológico, residuos de explosivo, tipografía, ampliaciones fotográficas…
Todas ellas se aplicaban en la ficción antes de que los CSI las aplicaran en la vida real.
"Deme el criptograma más abstruso, al análisis más intrincado y estaré en mi medio natural".
Sherlock Holmes
Joseph Bell inspiró a Conan Doyle para utilizar la autopsia como instrumento de resolución de crímenes. Doyle popularizó su uso en la ficción mucho antes de que se pusiera en práctica. Actualmente la autopsia es la norma universal.

En el relato "los Hacendados de Reigate", Holmes introduce la noción del análisis balístico para deteminar el arma que había disparado la bala. Actalmente los expertos coinciden con Holmes en que no hay dos armas iguales.

Y en "Estudio en escarlata", se muestra por primera vez el análisis de una muestra de sangre para averiguar a quién pertenecía, 13 años antes de que comenzara a aplicarse esta técnica y casi un siglo antes de las pruebas de ADN.

Había nacido la Ciencia Forense.

---
Bibliografía:
Sherlock Holmes .es
Sherlock Holmes, ficción o realidad.
Entrevista con Conan Doyle sobre Sherlock Holmes.
La ciencia de Sherlock Holmes.

viernes, 14 de junio de 2013

La primera novela interactiva: Rayuela

Mucho antes de internet, mucho antes del 2.0, mucho antes del hipervínculo, de los navegadores, de las webs, blogs y de las redes sociales… mucho antes, hubo un escritor que tuvo la genialidad de hacer, de una novela publicada en papel, un anticipo analógico de la navegación digital.

Corría el año 1963. Y todavía se escribía a mano o, como mucho, con las ya vetustas máquinas de escribir.

Borges ya había hablado, 20 años antes, de la biblioteca universal y anticipado el concepto de una biblioteca virtualmente infinita donde recopilar todo el conocimiento humano, y la colaboración anónima en beneficio del trabajo intelectual.

Sus relatos "La biblioteca de Babel" y "Tlon, Uqbar, Orbis Tertius" son un preclaro anticipo del destino de la humanidad realizado por una "persona del Viejo Mundo con visión futurista".

Pues bien; a comienzos de los 60 del siglo pasado, un escritor, conspicuo representante de uno de los fenómenos más singulares y prolíficos de la literatura del s XX, y acaso de la literatura universal, se saca de la manga una novela que rompe con las normas tradicionales de la creación, de la escritura y, sobre todo, de la experiencia de la lectura.

Se trata de 155 capítulos, dispuestos físicamente en un determinado orden, obligado por el sistema de impresión en papel, pero para los que el propio autor propone dos formas diferentes de lectura, a elección del lector:

- una secuencial, desde el primer capítulo hasta el 56. Allí se puede dar por teminada la lectura "sin remordimientos".
…un encuentro casual era lo menos casual en nuestras vidas, y que la gente que se da citas precisas es la misma que necesita papel rayado para escribirse o que aprieta desde abajo el tubo de dentífrico. (…)
…diciéndose que al fin y al cabo algún encuentro había, aunque no pudiera durar más que ese instante terriblemente dulce en el que lo mejor sin lugar a dudas hubiera sido inclinarse apenas hacia fuera y dejarse ir, paf se acabó.

- otra, comenzando por el capítulo 73, y saltando después a los capítulos que indica el propio autor al final de cada uno, rompiendo la secuencia cronológica, para adentrarse en una experiencia interactiva que permite profundizar en el universo creativo de la obra.
Cuántas veces me pregunto si esto no es más que escritura, en un tiempo e n que corremos al engaño entre ecuaciones infalibles y máquinas de conformismos. Pero preguntarse si sabremos encontrar el otro lado de la costumbre o si más vale dejarse llevar por su alegre cibernética, ¿no será otra vez literatura?

Desde el momento de su publicación se la calificó de novela abierta dejando abiertas las puertas a innumerables interpretaciones, lecturas y análisis.

No es novela fácil, para qué les vamos a engañar, pero su magisterio creativo y narrativo ha influido en todas las generaciones posteriores de escritores.
Fue elegida entre las 100 mejores novelas en castellano del siglo XX.

Hace unos años, un amigo que se enfrascó en un largo viaje de borrón y cuenta nueva, eligió para cargar en su exiguo equipaje, de entre todos los libros posibles, esta novela. Él tuvo claro qué libro llevarse a una isla desierta.

Dicho lo cuál, #recomiendoleerRayuela, de Julio Cortázar.
Este año se cumplen 50 años de su publicación.

-------
Bibliografía:
¿Predijo Borges Internet?
Borges tuvo una visión de futuro.
Julio Cortázar, cartas sobre "Rayuela".
Cinco razones para volver a leer "Rayuela" de Julio Cortázar.

jueves, 13 de junio de 2013

Polémicas entre escritores: "La puñalada como arte"

Las polémicas literarias permiten a los contendientes desarrollar el ingenio o el résped y a veces dan como resultado páginas memorables, rebosantes de ironía y maldad, tras las que se esconden cabezas bien amuebladas; a veces son sólo vómito airado que refleja una personalidad difícil o un engreimiento desmedido. No siempre queda claro quien es el retratado si el autor o el criticado.

 
Elijan Vds. a qué categoría pertenecen estas perlas, extraídas del libro de Albert Angelo Escritores contra escritores, que "dibuja una posible historia secreta de la literatura a través de sus rencillas, descalificaciones y desafíos".

El libro está organizado en orden alfabético de víctimas. Bajo el epígrafe de cada uno aparecen las perlas que les dedicaron otros. A veces el "reconocimiento" es mutuo. Como verán, hay autores que se repiten; y también víctimas propiciatorias.


Dicen de Hemingway:
"¿Qué otra cultura podría haber producido a alguien como Hemingway y ni ver la broma?". Gore Vidal

"Jamás ha utilizado una sola palabra que pudiese mandar al lector en busca de un diccionario". William Faulkner

(respuesta de Hemingway: "Pobre Faulkner: ¿De veras cree que las grandes emociones surgen de las grandes palabras? ¿Cree que no conozco las palabras altisonantes? Las conozco de sobras. Pero hay palabras más viejas y más simples, y esas son las que uso")

"Leí a Hemingway por primera vez a mediados de los cuarenta, algo sobre toros, pelotas y campanas*, y me repugnó". Vladimir Navokov
(* Juego de palabras orginal: "bulls, balls and bells")


"Compré un ejemplar de The New Yorker, el número en el que viene el perfil de Hemingway. Me pareció muy entretenido; por Dios, es idiota del todo". Truman Capote


De Henry James:
"La viejecita más encantadora que he conocido nunca". William Faulkner

"Tenía una mente tan perfecta que ninguna idea podía profanarla". T.S.Eliot


De Jack Kerouak, dijo Juan Luis Panero:
"Walt Witman recitado por un camionero, el budismo al alcance de los lectores del Reader's Digest y una inacabable palabrería de borracho pseudofilosófico".


De Neruda:
"La literatura chilena gira en torno a un sol muerto que se llama Pablo Neruda y que es la principal coartada para que exista esa entelequia que llaman Literatura chilena". Roberto Bolaño

"Como poeta sería maricón o si acaso loca, como Whitman y Blake. Neruda y Paz, en cambio, son maricas". Roberto Bolaño

"Escribe una poesía fácil, bobalicona, al alcance de cualquier plumífero. Es la poesía especial para todas las tontas de América". Vicente Huidobro

"¿Es forzoso bajar de plano y hablar de cosas mediocres? Usted sabe que no me agrada lo clugoso, lo gelatinoso. Yo no tengo alma de sobrina de jefe de estación". Vicente Huidobro, respondiendo a una pregunta sobre el poeta chileno


Isabel Allende vs Roberto Bolaño:
"Me parece una mala escritora simple y llanamente. Ni siquiera creo que sea escritora, es una escribidora";

"Bolaño hablaba mal de todo el mundo. Era una persona extraordinariamente conflictiva que nunca dijo nada bueno de nadie... Es un buen escritor que desgraciadamente murió, pero eso lo hace mejor persona".


Sobre Orwell:
"No podía sonarse la nariz sin tener que moralizar sobre la industria del pañuelo". Cyril Connolly


De Boris Pasternak:
"Dr. Zhivago es una cosa lamentable, chapucera, trivial y melodramática, llena de situaciones manidas, abogados voluptuosos, mujeres poco creibles y coincidencias trilladas". Vladmir Navokov


Navokov recibió lo suyo: 

 "Qué hijo puta. Ese tipo es un completo galimatías. Representa todo lo que está mal en la mitad de los novelistas estadounidenses y ha jodido a muchos bobos de aquí...". Kingsley Amis 

"No he leido Lolita y no pienso hacerlo, ya que la longitud del género novelesco no coincide ni con la oscuridad de mis ojos ni con la brevedad de la vida humana". Borges


Y Borges también:
"Turiferario a sueldo, vendido y envilecido". Ezequiel Martínez Estrada

"Sus libritos, engendrados sin sangre y sin fuerza en sus entrañas mal alimentadas, van apareciendo año tras año, pero muertos". Enrique Anderson Imbert


No podía faltar Pérez Reverte:
"No está Marsé, ni Juan Goytisolo, ni Eduardo Mendoza... no recuerdo si está Álvaro Pombo (probablemente si está se deba a una equivocación), pero está Pérez Reverte. Bueno, también está Paulo Coelho en la Academia brasileña". Roberto Bolaño, sobre que Pérez Reverte forme parte de la RAE

"Pérez Reverte o Isabel Allende. Da lo mismo. Feuillet era el autor francés más leído en su época" De nuevo Bolaño


Y claro, Umbral:
"Un cuentista que tenga un poco de aprecio por su obra no leerá jamás a Cela ni Umbral. Sí leerá a Cortázar y a Bioy Casares, pero en ningún modo a Cela y a Umbral. Lo repito una vez más por si no ha quedado claro: a Cela y a Umbral, ni en pintura". Bolaño en todos los "fregaos"

"Umbral escribe como mea". Miguel Delibes

"Umbral no escribe literatura: él es literatura. Y si la gente no le lee es porque no le interesa la literatura; no porque no lo interese Umbral, ni porque le repugne, por ejemplo, el sexo turbio que impregna sus novelas; más turbio aún cuando nos imaginamos al propio Umbral practicándolo" Pérez Reverte, con quién se las tuvo de todos los colores.


Cela también merece un hueco:
"Hace treinta años que no lo leo. Es un pelmazo". Rafael Sánchez Felosio

"Un figurón que repugna a nuestra madurez, ora con estentóreos desplantes que son obras maestras de la grosería y vulgaridad, ora con desfasadas pompas de aristócrata parvenu que entran simplemente en el terreno de la ridiculez". Brillante Terenci Moix

"Distingo entre narradores e intelectuales, y otros que ni son narradores ni intelectuales, que sólo escriben pura cháchara y retórica, como Cela, que es un plúmbeo". Juan Marsé

"No me importa el culo de Cela. Lo que le haya sucedido a él en el culo es asunto suyo". Antonio Gala (Quiero creer que en referencia a esta anécdota de Cela en la tele)


Los clásicos también han sido blanco "puñaladas".

De Shakespeare:
"Está absurdamente situado demasiado alto y acabará cayendo. No tenía la menor inventiva en cuanto a historias. Sacó todas sus tramas de novelas antiguas y les dio forma dramática a sus historias de una manera tan poco reflexionada como la que usted y yo usaríamos al devolver sus obras al estado de cuentos en prosa". Lord Byron

"Shakespeare nunca hizo ni seis líneas sin un fallo". Samuel Johnson

"Recuerdo que los actores, en un intento de honrarle, mencionan a menudo que Shakespeare nunca tachó una línea de su prosa. Mi respuesta siempre ha sido: ojalá hubiese tachado mil". Ben Johnson

"Después de todo, lo único que hizo fue hilar montón de viejos refranes populares". H.L. Mencken


Sobre Sócrates dijo Thomas Banington Macaulay:
"Cuanto más lo leo, menos me extraña que lo envenenaran"


Sobre Miguel de Cervantes:
"Recuerdo con delite la vez en que, para gran turbación de mis colegas más conservadores, hice trizas el Don Quijote, ese libro crudo y cruel, ante seiscientos estudiantes". Navokov"de poetas, no digo: buen siglo es éste. Muchos están en cierne para el año que viene, pero ninguno hay tan malo como Cervantes ni tan necio que alabe Don Quijote"

Lope de Vega


Sobre Lope de Vega, dice Góngora:
"Por tu vida, Lopillo, que me borres
las diez y nueve torres del escudo,
porque, aunque todas son de viento, dudo
que tengas viento para tantas torres"


La lista es larga. Lean el libro. Que lo disfruten.

------------------

Más sobre polémicas literarias:

Quevedo vs. Góngora o el arte de insultar

"A mí no me gusta hablar a tontas y a locas" 

------------------
Bibliografía:

- Angelo, Albert; Escritores contra escritores, El Alhep Editores, Barcelona 2006
- Texto de la introducción de Jordi Costa

martes, 11 de junio de 2013

La voz de una niña frente a los odios del fascismo

Un 12 de junio, una niña que cumple 13 años recibe como regalo un librito de autógrafos que había visto unos días antes en un escaparate. En seguida comienza a rellenar las páginas con sus experiencias, temores, sentimientos… lo normal en una adolescente. Pero un día tuvo que dejar de escribir su diario…
--------

Pocos días antes de cumplir los 13 años, una niña, paseando con su padre, le señala un librito encuadernado en tela a cuadros, rojo y negro. El 12 de junio lo recibe como regalo en su décimotercer aniversario. La niña ya tiene decidido que lo va a usar como diario. En seguida comienza a rellenar las páginas con sus experiencias, temores, sentimientos… lo normal en una adolescente.

Y las páginas de ese diario recogen su día a día de los siguientes dos años. Le dio tiempo a hablar de sus miedos, de los conflictos con sus padres, del chico que le gustaba, del colegio, de su naciente vocación de escritora, de su incipiente sexualidad, de la realidad convulsa que le rodeaba, de la naturaleza humana…

Ana Frank
Escribe a escondidas, lejos de miradas indiscretas y de lectores entrometidos. Pero un día tuvo que dejar de escribir; el día en que un segundo cambio forzoso de "domicilio" (el anexo, como ella lo llamaba), un 4 de agosto, le obliga a abandonar su diario para evitar que caiga en manos que, sin duda, harían mal uso de su contenido y de sus confidencias.

Afortunadamente, dos de sus antiguos "vecinos" encuentran esas páginas y deciden conservarlas.

Solo un año más tarde, esta niña, ya con casi 16 años, murió de tifus sin poder recuperar su diálogo con lo que ella llamaba "Kitty, su amiga del alma", y que soñaba con poder publicar. Era un 12 de marzo, apenas un mes antes de que su situación hubiera podido recobrar la normalidad.

Su padre recuperó el diario de manos de esos antiguos vecinos y consiguió, no sin poco avatares, cumplir el sueño de hija de publicarlo. Eso fue 5 años después del regalo.

El primer título elegido fue "La casa de atrás"; y en la primera traducción al español apareció como "Las habitaciones de atrás". Incluso fue adaptado al teatro en 1955 y la obra ganó el Premio Pulitzer de teatro. Desde entonces a esta obra se la conoce por el título de aquella pieza teatral.

Diario de Ana Frank
La autora adolescente se apellidaba Frank, de nombre Ana;  murió en un campo de exterminio nazi un mes antes de la liberación del campo por las tropas británicas; y su Diario ha pasado a la historia como uno de los más elocuentes relatos, en la voz de una niña, de "todos los odios del fascismo, mejor que todas las evidencias de los juicios de Núremberg juntas".

Aunque hay quien piensa que el Diario resulta demasiado "porno" para alumnos de 7º curso.

No hemos aprendido nada.

Habría cumplido 84 años.

----
Ana Frank
Casa Museo de Ana Frank en Amsterdam.
Diario de Ana Frank.

viernes, 7 de junio de 2013

Volver a estudiar

"Volveré a estudiar; de la pentaca no se puede vivir".

Ni de la petanca, ni de ningún deporte en general. A menos que seas un "fubolero" mediático o una estrella mundial en disciplinas populares y televisivas.

Un cosa es cierta: que la Educación Física en el sistema educativo es un estorbo con el que malconviven muchos prefesores, sobre todo en épocas tempranas; a pesar de que existen titulaciones específicas en Educación Física, tanto en magisterio como el INEF, la asignatura de "gimnasia" no cuenta con la consideración oficial que debería: las instalaciones son deficientes y la cultura del deporte prácticamente inexistente.

Del deporte universitario ni hablamos. Porque es un erial.

Solo cuando los éxitos del deporte español tuvieron repercusión mundial, de la mano del fútbol y el baloncesto principalente, solo en ese caso, fue el propio Presidente del Gobierno Zapateros el que se arrogó el título de ministro de deportes. Y más para salir en la foto y acudir a eventos que para impulsar realmente la máxima de "mens sana in corpore sano".
Normalmente, el deporte queda como outsider de otros departamentos más "ruidosos", como Cultura y/o Educación.
La broma de "correr es de cobardes" está demasiado arraigada en nuestra sociedad.

Así que no es de extrañar que solo a base de iniciativas individuales o de escasas instituciones y clubes sea posible obtener resultados, normalmente pasajeros. El "éxito" del plan ADO de cara a los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 no ha vuelto a repetirse en los últimos 20 años.

Si a eso le añadimos la actual situación de crisis económica, las salidas profesionales para deportistas al final de sus carreras deportivas son muy complicadas.

En fin; que lo de la Petanca es una anécdota, porque a nadie se le escapa que no es, ni será, posible vivir de esta actividad deportiva minoritaria.

Así que, deportistas todos, volved a estudiar si lo dejasteis o no abandonéis los estudios. Será la única manera de tener algo a lo que agarraros cuando vuestra carrera deportiva, corta de por sí, llegue a su fin.

------
Noticia en La verdad.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...